mochilas ralph lauren una autocaravana de lujo

ropa polo ralph lauren para hombre una autocaravana de lujo

Un ao después del lanzamiento de la nueva generación del Mercedes Benz Clase V y su derivado Vito llegan las variantes, también desdobladas en dos versiones: el Marco Polo de toda la vida, que prácticamente podemos considerar una autocaravana, y la variante Activity, menos sofisticada pero también más asequible.

La joya de la corona es sin duda el Mercedes Benz Marco Polo. A diferencia del Activity, se basa en la Clase V, con lo que ello significa en términos de calidad y sofisticación. Si el salpicadero nos vuelve a sorprender por su impactante presentación, digna de una de las grandes berlinas de Mercedes, basta abrir la puerta corredera trasera (manual de serie pero eléctrica en opción) para descubrir un universo que encandilará a los amantes del camping.

La parte posterior, con capacidad para dos pasajeros más, presenta un suelo que imita la cubierta de un yate. A la izquierda, según entramos, la banqueta trasera de dos plazas, pero la vista se va inexorablemente al frente, donde nos espera una espectacular cocina completa con dos fuegos (alimentandos por una bombona de camping gas oculta en la parte posterior), fregadero, cajones para los cubiertos, los platos e incluso la cafetera y todo su menaje (incluido de serie) y un frigorífico de 40 litros.

Independientemente de la funcionalidad de todos los elementos, lo que más nos ha llamado la atención es la calidad y el cuidado por el detalle. Por ejemplo, aunque la robustez del mobiliario no es comparable a la de una casa, sí que lo es la calidad de algunos materiales, como las tapas de cristal de los hornillos y el fregadero, o los marcos satinados de los cajones que, además, tienen cierre con freno.

La Marco Polo, con todo lujo de detalles.

Además de la cocina, contamos con un pequeo armario para la ropa con espejo, una amplia mesa ingeniosamente integrada de modo que no ocupe espacio, un juego de sillas y mesa de camping (de aspecto bastante robusto, por cierto), un depósito de agua para ducharnos y, si lo montamos como extra, un enorme toldo lateral.

Con todo, la joya de la corona es la doble cama que puede acoger en su interior. El techo elevable (manual o eléctricamente, según equipamientos) libera una cómoda cama de 2,05 por 1,13 con somier de y un colchón viscolástico bastante confortable (de hecho, pasamos la noche en él). En la de abajo las dos plazas posteriores pueden abatirse para generar otra cama para dos casi idéntica a la de arriba, aunque en este caso con una base más irregular (las formas de los asientos) que no resultará tan cómoda.

Independientemente de sus cualidades como vehículo recreacional, que las tiene todas, el Marco Polo también puede utilizarse a diario sin más limitaciones que la que marcan sus 5,14 metros de longitud. Su altura, incluso en las versiones de tracción total 4Matic, no supera el 1,98, con lo cual no deberíamos tener problema para aparcarla en la gran mayoría de los garajes.

La Mercedes Benz Marco Polo se ofrecerá con tres motorizaciones. La de acceso, el 200 CDI de 136 CV no tuvimos ocasión de probarla, pero teniendo en cuenta que con los 163 del 220 CDI tampoco quedamos del todo satisfechos, debería ser una opción a tener en cuenta solo si vamos justos de presupuesto. Y ya puestos a invertir más de 55.000 euros, mejor decantarse por el 250 BlueTEC, cuyos 190 CV nos darán más desahogo cuando llevemos pasaje y carga. El cambio automático 7G Tronic y la tracción total 4Matic son opciones disponibles.

La Marco Polo Activity es una variante algo más accesible (entre 6.000 y 8.000 euros menos a igualdad de motores, aunque también ofrece versiones de 114 y 88 CV que fijan el precio de partida en 41.951 euros). Pero después de subirte a la Marco Polo, su simplón salpicadero de plástico, sin ningún alarde estético y con una poco atractiva disposición vertical denota su origen no en vano deriva de la Vito en lugar de la refinada Clase V.

Sus ventajas: tiene una banqueta trasera para tres ocupantes, mantiene las dos camas de la Marco Polo y ofrece más espacio interior al prescindir del módulo de la cocina y los armarios, de modo que se puede utilizar mucho mejor para deportes que requieran transportar elementos de gran tamao, tipo kayak o tablas de surf, para lo que la Marco Polo está muy limitada.
mochilas ralph lauren una autocaravana de lujo