perfume polo ralph lauren hombre El Mahoma Social Club

comprar polo ralph lauren El Mahoma Social Club

El Cine Uni existi como tal, pero yo no lo llegu a conocer ni recuerdo haber entrado al garage, supermercado o terreno bald en que posiblemente se haya convertido. Para mi el Cine Uni era el que se invent mi abuelo, talabartero de oficio y proyeccionista de vocaci Yo tuve cine propio. Cada domingo, tras la siesta de An se acomodaban sillas, se desplegaba la pantalla y el abuelo comenzaba a hacer foco y centrar el proyecto de Super 8. El tipo adem redactaba los programas en m de escribir. En esas matin vi una y veinte veces, en versi compactada (3 rollos de 17 minutos) una pel que no preciso recordar: la tengo m presente incluso que la m recientemente haya visto. El Mahoma Social Club le dedica esta semana unas merecidas l a la monumental “The Dirty Dozen”, de Robert Aldrich.

Y no, no va a integrar los programas de estudio de las carreras de la ECU. No la proyectar jam en ninguna carrera de comunicaci a en su especializaci “audiovisual” (en mi epoca de videoclubista los alumnos se rasgaban las vestiduras por alquilar esa berretada clipera que es “Asesinos por naturaleza” del ex director Oliver Stone). Tampoco la pasan los canales de TV abierta. Pues que se jodan. Se pierden de exhibir una de las historias mejor contadas y una combinaci de g asombrosa. Todo pasado por el tamiz b porque, qu diablos, esta es una de guerra pero no de h sino de inadaptados. La dirige Aldrich, otro fen que a pesar de que tiene un par de genialidades en su haber (Kiss Me Deadly, What ever happened to Baby Jane?) tampoco va a entrar nunca a la lista de los grandes nombres.

“Los doce.” tiene todo. quien se le ocurre filmar una b ambientada en la Segunda Guerra Mundial en medio del verano del amor? Para 1967 y con la polic del mundo metida en Vietnam, la soluci parec meter en la historia unos cuantos gui pop como para hacerla cre Estos antih no son patriotas ni nada que se le parezca. Son presos comunes forzados a aceptar un trato sin remedio. Para una misi suicida (abordar un castillo nazi en Austria) los altos mandos del ej americano deciden no enviar a sus mejores hombres sino entrenar a estos doce inadaptados. Si consiguen el objetivo, ganan su libertad.

Quiz muchos de los socios lectores ya la vieron. Por la redacci de El Mahoma la vimos entre diez y quince veces y a lo mejor nos quedamos cortos. M all de los m de la pel hay un resorte afectivo que la vuelve un cl de visionado anual. Cada quien tendr el suyo. Para estos d los cuales he pasado alejado de la urbe, me traje unas cuantas de esas que vi varias veces. Esas que no molesta verlas varias veces m Conocemos los dialogos de memoria y hasta esperamos ansiosos una determinada escena. No llevo una cuenta pero aqu dejo una lista (a ser ampliada en sus comments) de esos extra ejemplares sobre los que he vuelto sin culpa una y otra vez.

Como cierre, ac va el trailer de “Los doce.”. Tanto hablar de ella ya me vinieron ganas de verla de nuevo, mir vos.

El problema de no hablar y dejar que hablen. Lo prefiero as pero parece que muchos no lo entendiesen. Me divierte leer rese sobre lo parco que es Dylan en escena. Concluyo que cuando se apela a destacar ese aspecto en una cr es, o bien porque no hay mucho para decir, o porque no estamos acostumbrados a un visitante que es mismo en todas partes. Y no, no se va a poner la camiseta de Uruguay ni el percusionista va a hacer una clave de candombe para que los apostadores VIP lo intenten acompa con palmas, lastimosamente. Roberto, me gusta cuando callas. Ahora bien callas?

Un tipo que produce y conduce un espacio radial sobre la historia de la m folk habla? El tipo que relata su propia obra y sus vivencias en un extenso y notable documental llamado “No Direction Home” (lo dirigi Scorsese, se consigue videoclubes) un enigma? Literatura Dylaniana hay de sobra pero un libro copa la parada: sus “Cr en las que seg algunos el mito baja al llano y seg otros se sigue alimentando a la leyenda viviente. Lo llaman “poeta” pero Dylan es cronista. La gente se crispa cundo lo escucha frasear cambiando la m de sus versiones originales o cuando carraspea los primeros versos de “Lay Lady Lay”. De las que toc el jueves 20/3 en el Conrad quiz lo menos reconocible (irreconocible no hubo nada) fue el arreglo para banda de un tema absolutamente despojado y ac como “A Hard Rain A Gonna Fall”. Los cambios en compases o la modificaci de la armon (“Like A Rolling Stone” fue el ejemplo m notorio) no hacen irreconocible ninguno de sus temas. Se dice mucho sobre Dylan. Dylan en cambio parece no decir nada pero, en realidad, borra de un plumazo todo cuanto se dice de

No quiero rese el recital como un evento m No lo fue para mi. No hubo mucho lugar para adjetivos a la salida. Entre el rato en el que acus felizmente el golpe y los saludos a amigos, colegas y amigos colegas que hab en la vuelta, apenas pude decir una frase ante un conocido que me abord con un “definimelo en pocas palabras”. Lo que se me ocurri decir en ese momento fue “es de verdad”. Entretanto mi amigo Marcelo Jelen le preguntaba a todos si ese que hab visto era, efectivamente, Dylan. Todav no lo se, no se quien es Dylan. Cat On The Well 2. Lay Lady Lay 3. Watching The River Flow 4. Love Sick

5. Thunder On A Mountain 6. A Hard Rain A Gonna Fall 7. High Water (For Charley Patton) 8. Girl From The North Country 9. Spirit On The Water 10. Rollin And Tumblin 11. Highway 61 Revisited 12. When The Deal Goes Down 13. Summer Days

14. Like A Rolling Stone + 15. Rainy Day Women 12 35 (presentaci de la banda) 16. All Along The Watchtower

Por Dylan se rie. Ayer, mientras la caterva se acercaba progresivamente a las primeras filas, agitando y coreando los temas, Roberto mir a sus m con sonrisa c mientras mov la patita arqueado sobre ese teclado que emulaba el sonido del Farfisa (si es que no era un Farfisa original). El tomarse a Dylan para la joda tiene grandes exponentes. Escuchar, por ejemplo, “Flakes” de Zappa o ver este genial video del cultor de la canci en clave parodia, “Weird Al” Yankovic, que imita el original de “Subterranean Homesick Blues” que abre la pel “Don Look Back” de Pennebaker y en el que Dylan sostiene carteles con fragmentos de la letra. Yankovic construye una letra tan enigm como la que parodia. escrita en pal

Socios habituales y ocasionales de este club,

Solo por esta semana el club decide dar licencia a sus prop fundacionales para bajar a chapucear en el burbujeante hidromasaje de la literatura solemne. Todo gracias a un viaje en Un Volvo en tonos azul y blanco con asientos grises, por m datos.

Viaje que detest durante todo su trayecto tanto como todos los que realic casi a diario durante trece a En resumen: el lunes me tom el 21. No por placer como quiz lo haga alguno de ustedes sino para hacer pr completo su recorrido Ciudad Vieja Portones con el fin de llegar al Estadio Charr a ver a Andr Calamaro. Hac por lo menos dos a quiz un poco m que no hac el trayecto el cual conozco de ojos cerrados (literalmente: llegu a volver dormido y algo adobado varias madrugadas y jam me pasaba de parada al bajarme). Volv a ver fachadas y comercios que reconoc de inmediato, con cierta alegr durante los primeros veinte minutos en los que parec un ni que viaja en el transporte colectivo urbano por vez primera y todo le llama la atenci Casi media hora despu el paraba en el lugar en el que pas casi toda mi adolescencia: la zona cooperativista de Alberto Zum Felde (casi Pit concretamente). Me baj ah a prop y camin unas cuadras hasta el Parque Rivera (o Durandeau) para llegar al Charr el que no pisaba desde un Wanderers Villa Espa en el 96 cuando no me qued otra que acompa a mi bohemio hermano (entonces menor de edad y hasta ahora incluso menor que yo). Durante esa caminata cay la primera de un mont de fichas que se fueron amontonando los d siguientes. Comenc a repasar casi en simult c llegu a ese barrio, por qu odiaba tanto el interminable viaje en bondi y como la m lisa y llanamente, me salv

Si son demag o digna de una estampita la oraci no fue la intenci Simplemente fue lo que sent en ese momento y sobre lo que reflexion estos d A los 14 a me toc una mala, una zafra jodida por todas las v posibles, como a cualquiera. Fui a parar a aquel barrio tras la inesperada separaci de mis viejos lo que me llev a abandonar de muy mala gana el apartamento en Nuevo Malv en el me cri Si ambas situaciones se hac sentir en el del d a d el nuevo barrio representaba una opci lejana de todo lo que yo sol frecuentar, menos el liceo que quedaba a medio camino tambi de mi antiguo barrio. Para peor, no ten tel ni miras de conseguirlo. En 1993 los tr ante los entes no ten la celeridad de ahora y en una de esas, mediando alg conocido, consegu turno para que te instalaran el borne y m adelante el correspondiente aparato (en mi mudanza pedir el tel me llev aproximadamente unos veinte minutos y ya me pareci un abuso). Vivir en un lugar en el que te sent inc en una situaci filial complicada y encima incomunicado en plena fase hormonal en la que quer levantar el tubo aunque sea para escuchar la voz del objetivo femenino de turno y cortar inmediatamente, parec mucho para este pibe de 14 a Toparme con la absurda, violenta e inexplicable muerte de uno de mis mejores amigos no hizo m que alejar las distancias, hacer m largos los viajes de y desear no llegar nunca a mi nueva casa. Comenzaron a hacerse habituales las visitas a una unidad terap para adolescentes del Pedro Visca y un d apareci una receta que indicaba que hab que remarla en base a pastillas. La contenci hogare era voluntariosa pero escasa, el ambiente ah tampoco era el mejor. Mis recuerdos de la medicaci no son los mejores, adem D atr habl de esto con un buen amigo quien me lanz un certero dardo en forma de pregunta: ” d durante ese a te levantaste queriendo no levantarte m No tuve que hacer mucha memoria: “casi todos”. Y agregu esa frase que suena a esl barato en la que afirmo que a mi me salv la m

Es que mi refugio diario pasaba por comprarme las Histo Rock en algun quiosco c o juntar unos pesos para comprar alg disco o cassette. Ese a debo haber pasado horas buscando en todas las liquidaciones del Palacio un cassette bueno a precio de oferta en medio de toda la bazofia. Un d apareci Led Zeppelin II, otro d el Led Zeppelin Remasters (recopilando temas de los 4 primeros discos). The Best Of Jethro Tull en vinilo. Otro d en una feria y bastante baqueteado me hice con el Who Made Who de AC/DC. Adem estaba la radio y los cassettes prontos para largar la pausa del grabador esperando que llegase alg tema digno de ser registrado. Estaba tambi la tele y Carbone pasando clips eran un aliciente para un adolescente que no estaba en edad de salir de noche. Bah, tampoco ten ganas de eso en realidad. Estuve meses sin ir a cumplea y pas tiempo antes que mi roperesca figura pisara un partido de futbol. Mi banda de ese momento era AC/DC. Hasta entonces ten High Voltage grabado y un vinilo de Back In Black. Un d di con alguien en el liceo cuyo hermano era fan y estaba dispuesto a grabarme todo lo que tuviese. Recuerdo haberle pasado por arriba a cuanto cassette hab en casa con tal fin (esa de cubrir con cinta adhesiva el hueco que dejaban los topes rotos para que no se borrase la cinta. no la hizo?).

Tambi estaban los amigos. A muchos nos un (lo hace a la luctuosa situaci vivida y por eso nos pon el hombro. Iba tambi a AEBU y all con Nicol mi socio de todas las horas, comenzamos a escribir delirios para representar en campamentos y otros eventos. Eso ayudaba como ayudaba tambi que mi amiga hermana Andrea se convirtiese en compa ideal para viajar en el 21. Como toda zafra por jodida que sea, un d empez lentamente a irse. Se fueron las pastillas, volvi la guitarra, formamos una banda con mis amigos Andr Pablo y Santiago (hoy guitarrista de Once Tiros) y con la banda volvieron los bailes nocturnos. Con los mismos bailes lleg y se fue la novia, cumpl 15 y un buen d (8 meses despues de haber iniciado el tr pusieron el puto tel Si qued AC/DC junto a los cassettes grabados de la radio, las Histo Rock, el vinilo de Jethro, los VHS con clips, los p y altern en el equipo titular de 3 2 del Liceo 31 con mi fabiancesaresca presencia.

El pasado martes a la noche y tras hablar como les contaba con mi amigo, decid hacer un regalo. Hace meses que mi contacto con la m era exclusivamente digital, lo cual es pr pero sin gracia. No ten compactera ni equipo de audio y cuanto disco me llegaba pasaba necesariamente por la computadora para ser convertido a archivo de m y cargado en un reproductor de Mp3. Tampoco ten como escuchar los vinilos que ocupan dos cajas de mi apartamento c (o sea, me fui al otro destino del 21) Muchos de esos simples y Lp son heredados de mi viejo y encontrados azarosamente por mi de ni (Cuando vi la escena de Almost Famous de Cameron Crowe en la que el pibe encuentra el ba de discos de su hermana, desplegu todo el llor posible).

Decid entonces mimar un poco al pibe de 14 a que pas una mala y sigui Le regal lo que ustedes pueden ver en la foto: una imitaci de combinado antiguo con bandeja para vinilos, pasacassetes y lectora de Cd Lo primero que son fue Canci importada del disco Tontos Al Natural el que me compr en vinilo (jam fue reeditado en Cd, forma parte del cat de Orfeo adquirido por EMI) pensando que algun dia tendr c escucharlo. La foto la tom cuando sonaba Just A Song Before I Go de Crosby, Stills Nash. Desde hace d en casa, la m suena a fritura y hasta desempolv alg viejo cassette. Y volv atr para recordarle a ese pibe de 14 a que, de alguna manera, le estoy agradecido. A fin de cuentas, y aunque lo odie, todo empez en el 21.

D atr leyendo algunos de sus comments, nos preguntamos en el club si nos sent capaces de escribir sobre Frank Zappa. Sabemos que es meterse en camisa de once varas (en caso de que tal prenda exista) tratar de describir una obra tan brillante y compleja a la vez en tanto inabarcable en un miserable post. No es que sea m sencillo escribir sobre este otro personaje, amigo de juventud y compa de ruta de Zappa, pero la idea de rescatarlo y para muchos darlo a conocer nos lanz al reto. Con ustedes (y pocas veces dicho con tanta justicia)est el e inigualable Don Van Vliet: para los amigos, CAPTAIN BEEFHEART.

Artista del que m vale rastrear su pasado ya que de su presente poco y nada se sabe. Retirado de la escena musical desde 1982 se pudo constatar que se retir para dedicarse a pintar. Sea por su pasado musical o por sus m como pl se ha cotizado muy bien. Tambi dicen que en materia salud hace a que est en la hoja, afectado por esclerosis multiple y confinado a silla de ruedas. Su entorno m cercano lo ha desmentido categ Su banda de siempre, The Magic Band, se ha re juntado con su anuencia en 2006 y actualmente debe estar de gira. Lo cierto es que hace veinticinco a que el tipo no da pistas de su paradero y sus bi de confianza evitan mencionar qu ha sido de su vida.
perfume polo ralph lauren hombre El Mahoma Social Club